por qué

colombia

 

Después de vivir una transformación social histórica en los últimos veinte años que lo ha convertido en uno de los países más desarrollados de América Latina, Colombia ahora invita al mundo descubrir uno de los secretos mejor guardados de la región.

Desde el año 2000, con la mejora de la situación del orden público y la reputación internacional del país, el número de visitantes aumenta cada año, ahora los extranjeros e incluso locales se están dando cuenta de que los tiempos difíciles están, por fortuna, quedando atrás.

¿Buscas motivos para venir a Colombia? ¡A continuación te presentamos algunos de nuestros favoritos!

Pasa el mouse sobre las fotos para más información.

UN BUFFET DE FRUTAS

Patrocinadores oficiales del lulo, de la fruta de la pasión y de otras delicias tropicales.

DIVERSIDAD CULTURAL

Herencia de uno de los puntos más activos de encuentro y tránsito de nativos americanos, africanos y europeos.

Colombia es un país donde no nieva. Aquí no existen las estaciones y por lo tanto se pueden disfrutar distintos tipos climas en todos los lugares y esta es parte de la magia de este lugar. Si tienes frío en Bogotá, la capital, puedes encontrar calor a tan solo una hora de distancia. Estas características hacen de Colombia un gran productor de frutas exóticas. Aquí abundan los especiales sabores de frutas como el maracuyá, de los aguacates de tamaño familiar o de los lulos, cuyo delicioso sabor cítrico es único.

Ser colombiano implica ser el orgulloso heredero de tradiciones y conocimientos ancestrales de varios grupos sociales. Son varias las familias lingüísticas y comunidades nativas que habitaron este territorio, además de las provenientes de otros lugares del mundo, y que han dejado huella de su paso por el país. Prueba de ello, son las majestuosas estatuas de San Agustín, las impresionantes piezas de orfebrería Muisca y Quimbaya, las místicas construcciones de los Taryona en la Sierra Nevada de Santa Marta o la lengua de origen Bantú que se habla en San Basilio de Palenque.

CLIMAS TROPICALES

Donde está la ciudad de la “eterna primavera” y donde a sólo dos horas en coche, se puede pasar de 13ºC a 30ºC.

EL FAMOSO CAFÉ DE COLOMBIA

Disfrutar de uno de los mejores cafés del mundo a cualquier hora del día.

Colombia es un país tropical, pero eso no significa que no se sienta frío. De hecho, Bogotá suele tener baja temperatura y lluvia constante, por lo que siempre es recomendable que no olvides tu abrigo cuando visites la capital del país. Pero, si vas hacia las costas, no olvides llevar tu ropa de verano pues el calor es realmente intenso. Este interesante mosaico climático hace que existan sitios con una gran variedad de vegetación o que también se encuentren lugares tan especiales como la Guajira, donde el desierto se encuentra con el mar.

Tomar café en Colombia no es sólo una costumbre matutina, sino que se disfruta a cualquier hora del día y como excusa para compartir un rato en familia o con amigos. Además de ser una de las bebidas más populares, el país ostenta con orgullo el ser reconocido históricamente como productor de uno de los mejores cafés del mundo. Hay para todos los gustos: desde granos y preparaciones más suaves y aromáticas, hasta otras con más fuerza y carácter. Además de disfrutar de las diferentes variedades que se producen en varias regiones del país, el café en Colombia es una excelente excusa para conocer su gente y hacer nuevos amigos alrededor de un "tintico".

BIODIVERSIDAD

Nada más ni nada menos que ¡el segundo país más biodiverso del mundo!

LA LEYENDA DE "EL DORADO"

Y otros cientos de historias fascinantes.

¡El 10% de las especies de fauna existentes en el mundo están representadas en suelo colombiano! La riqueza natural más grande del país es su flora; en Colombia, de 45.000 a 55.000 especies de plantas, de las cuales 3.500 son especies de orquídeas, equivalente al 15% de todas las existentes en el mundo. El reino animal es extremadamente diverso, con más de 2.890 especies de vertebrados terrestres, 1.721 especies de aves, el 20% del total mundial y 358 especies de mamíferos, que representan el 7% de las especies del mundo. Estas cifras aumentan cada año a medida que se encuentran nuevas especies en las áreas prístinas del país. Así que siempre habrá una colorida sorpresa allá donde sea que estés disfrutando tu viaje, en las costas, llanuras o montañas de Colombia.

Muchos exploradores que vinieron a Suramérica pasaron sus vidas intentando encontrar un mítico lugar donde la riqueza existente era tal que el gran cacique se cubría de polvo de oro y lucía preciosas joyas. Con el pasar de los siglos, se descubrió que había varios espacios en los que se celebraban actos ceremoniales de este tipo, siendo la Laguna de Guatavita tal vez el más representativo de ellos. Aunque hoy en día es un sitio que vale la pena visitar para conocer más de estas historias milenarias, quedan aún muchos misterios por ser descubiertos en estos lugares que eran sagrados para las comunidades ancestrales que los habitaban.

GENTE AMABLE Y CÁLIDA

El famoso encanto colombiano.

Y finalmente: ¡NO DES PAPAYA!

Y la seguridad, ¿qué tal?

La festividad innata de los colombianos está latente tanto en los grandes festivales como el Carnaval de Barranquilla o la Feria de las Flores de Medellín, hasta en la más humilde celebración en cualquier pequeño pueblo campesino; en Colombia hay más fiestas que días del año y siempre habrá una excusa para festejar y celebrar la vida. Por eso, conocer a un colombiano es toda una experiencia. Ya sea que tengas un vecino allá en tu barrio, que coincidas con uno en una tienda o un aeropuerto, o que vengas de viaje por varios días a Colombia, generalmente lo primero que percibirás en él es una amabilidad y alegría espontáneas que contagian: descubre el famoso encanto colombiano!

“No des papaya!” es una expresión típica colombiana que se usa en general para alertarte sobre una situación en la que pudieras estar en desventaja. En Colombia las ciudades grandes son relativamente seguras, pero, como en cualquier lugar del mundo, es mejor no dar papaya… Dejar tu maleta desatendida en el aeropuerto o tu billetera en un restaurante, caminar por pasajes solos y oscuros en la noche, andar exhibiendo dinero y objetos de valor por la calle, son algunos ejemplos de dar papaya. Estar siempre atento y usar el sentido común son las reglas básicas para no dar papaya y evitar contratiempos durante tu viaje.

© Copyright 2019 chaska tours s.a.s. - Derechos Reservados